Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

2019 ABRIL - CELEBRAR EL DOMINGO DE RAMOS

(Domingo de Ramos 2019)

       El Domingo de Ramos es un día sugestivo que no debe desaprovecharse, ciertamente sin desdibujar una visión equilibrada de los días que integran la denominada “Semana Mayor del Año cristiano”. El responsable de preparar, presidir o moderar la celebración, sea presbítero, diácono o seglar encargado/a de una “celebración en espera del presbítero”, sin minusvalorar la visión popular y las manifestaciones tradicionales de cada lugar relacionadas con este día, por ejemplo, la procesión de las palmas, conviene que tenga una visión de conjunto de lo que la Iglesia ha plasmado en los libros litúrgicos. La “Carta circular sobre las Fiestas pascuales”[1] aporta una visión muy completa además de reflexiones y sugerencias interesantes.

      En este día conviene, por tanto, integrar lo popular, hasta donde sea razonable, en lo litúrgico-ritual establecido. Esto se logra preparando la celebración sobre la base de las indicaciones de la liturgia y atentos también a la costumbre en cuanto al lugar de la bendición de los Ramos que no tiene que hacerse, por ejemplo, dentro de la iglesia. La asamblea puede ser convocada en un lugar oportuno que permita hacer la bendición y proclamar el evangelio antes de la procesión. El Misal ofrece al menos dos posibilidades de hacer la conmemoración de la entrada de Jesús en Jerusalén. Si no se hace la procesión, cabe hacer la entrada sencilla. Piénsese, por ejemplo, en tantas pequeñas comunidades donde la Misa no se celebra todos los domingos.

            El Domingo de Ramos tiene dos momentos claramente definidos que deben ser cuidadosamente preparados sabiendo que representan, el primero la tradición jerosolimitana: la procesión de los ramos, y el segundo la tradición romana: la misa con la lectura de la Pasión del Señor. La bendición de los ramos y la procesión, con su carácter festivo y popular, es realmente el pórtico de la Pasión del Señor facilitando ver la procesión no solo como evocación de la escena protagonizada por el Señor sino también como la entrada litúrgica en la Misa. De ahí la importancia así mismo de elegir bien los cantos para la procesión.

+Julián López - Obispo de León

[1] En castellano se ha publicado en el Calendario litúrgico-pastoral 2017-2018, pp. 133ss.

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65