Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

Fiesta San Juan de Dios 2016

La capilla del Hospital de San Juan de Dios se suma a los templos jubilares de la Diócesis para el Año Santo de la Misericordia

El obispo Julián López preside la celebración de la fiesta de San Juan de Dios donde recuerda el testimonio ejemplar del hermano Miguel Pajares y anima desde el voto especial de la hospitalidad a "poner en práctica las obras de misericordia"

León, 8 de marzo de 2016

El obispo Julián López ha presidido esta mañana la celebración de la fiesta de San Juan de Dios en el Hospital que lleva este nombre y que desde el año 1968 atiende la Orden hospitalaria de los Hermanos de San Juan de Dios en León con un "especial interés porque nos encontramos en el Año Jubilar de la Misericordia", una circunstacia que según manifestó el prelado legionense "adquiere aquí especial relieve porque nuestro santo es uno de esos ejemplos de la divina misericordia cuando actúa en el corazón del hombre o de la mujer que se deja mover por esa condición de Dios, Padre rico en misericordia". El obispo de León recordó en este sentido la sugerencia que hace el Papa Francisco en la bula Misericodiae Vultus de convocatoria del Año Santo apelando a que "nuestra plegaria se debe extender este Año a todos los santos y beatos que hicieron de la misericordia una misión de vida; pensar en estos santos, invocarlos, es entrar en la profundidad de la misericordia divina y San Juan de Dios puso en práctica todo esto, todo lo que relata el Evangelio: él fue el buen samaritano que puso en práctica el mandato de Jesús 'cuidad a los enfermos que haya'. San Juan de Dios -continuó en su homilía el obispo Julián López- recibió una inspiración especial en la escucha de la palabra divina y aun siendo mal considerado en Granada, tenido incluso por loco, sin embargo su corazón estaba lleno de bondad para con los necesitados y de amor para con Dios en ellos por lo que pertence nuestro santo a esa pléyade maravillosa del siglo XVI, del Siglo de Oro, por la mística y por la santidad".

RECUERDO AL HERMANO MIGUEL PAJARES

En la homilía que pronunció en esta celebración de la fiesta de San Juan de Dios el obispo legionense quiso hacer especial hincapié en la labor que siguen haciendo en continudad con la obra del santo fundador los Hermanos de San Juan de Dios y aseguró que "en estos momentos estoy pensado en el hermano Miguel Pajares, a quien tuve la satisfacción de conocer aquí, en este mismo hospital; su dedicacióna los enfermos, a los enfermos de ébola en África, le llevó a tener él mismo esa terrible enfermedad que acabó con su vida. Me parece que es el testimonio de un fiel hijo de San Juan de Dios, que no es poco". El obispo Julián López quiso aprovechar este reconocimiento para agradecer toda la labor que realiza la comunidad de hermanos de San Juan de Dios en León: "todos los consagrados al hospital, que viven el seguimiento de Cristo misericordioso con un cuarto voto que hace referencia precisamente a la hospitalidad, en contacto con las personas, especialemnte los enfermos, los pobres y los necesitados según el consejo 'hagan el bien' de San Juan de Dios, fruto de la misericordia divina, que debemos acoger todos".

"Dedicar tiempo para acompañar al que está enfermo es una de las obras de misericordia que en este Año Jubilar de la Misericordia es un modo especial de poner en práctica esas obras de misericordia, especialmente las obras de misericordia corporales porque en cada uno de nuestros hermanos enfermos o necesitados está presente Cristo mismo, su carne se hace de nuevo visible para que nosotros lo reconozcamos, lo asistamos con sumo cuidado", concluyó el obispo Julián López su homilía justo antes de anunciar que "en este Año Julibar de la Misericordia en el que tenemos como templos jubilares la Catedral, la Basílica de San Isidoro y la Basílica de la Virgen del Camino, a partir de hoy y hasta la fiesta del año que viene de San Juan de Dios es mi deseo que esta capilla, la capilla del Hospital de San Juan de Dios, sea también lugar para recibir la gracia del perdón del Dios, la gracia jubilar de la misericordia con las mismas condiciones que en los otros templos jubilares y no sólo para los enfermos, los residentes, sus familiares, sino también para todas las personas que vengan a visitarlos especialmente con esta intención".

Con este mensaje el obispo Julián López quiso remarcar el especial significado de San Juan de Dios en este año de la Misericordia y aprovechó esta presencia en el Hospital para animar la labor que realiza la comunidad religiosa de los Hermanos de San Juan de Dios, que desde una misión de Iglesia y fieles al carisma de su fundador y de la Orden Hospitalaria, intentan ser transmisores del modelo asistencial recibido, en pro de los enfermos y marginados de la sociedad, desde una atención integral y adaptada a los tiempos y lugares. Un ideal de "nueva hospitalidad" para los tiempos actuales que exige vivir y manifestar el don recibido de Juan de Dios, con un lenguaje nuevo, unos gestos y métodos de apostolado que respondan a las necesidades  de la persona que sufre y siempre desde el respeto a sus convicciones  personales y religiosas, sobre los fundamentos de una misión que comenzó con Juan de Dios hace más de 500 años. 

Los Hermanos de San Juan de Dios en León se hacen presentes en el año 1962 cuando comienza la construcción del Centro Sanitario que llevaría su nombre. A partir de su inauguración, el 12 de diciembre de 1968, los Hermanos de San Juan de Dios han  estado presentes en la Obra Apostólica de forma activa en la gestión del Centro, enfermería, administración, Pastoral de la Salud y otros servicios.

En la actualidad  la Comunidad,  incluido su  superior el  Hno. Clemente Gómez Pérez, cuenta con nueve hermanos y un joven sacerdote procedente de la India, Padre Binod, integrado en la Comunidad y que trabaja de capellán en el Centro. Los Hermanos debido a su edad se encuentran jubilados de toda actividad asistencial  y dedicados primordialmente a ser transmisores del carisma, dar testimonio de  vida, velar por los "Valores de la Hospitalidad": Calidad, Respeto, Responsabilidad y Espiritualidad. Colaborando  como voluntarios en el Servicio de Atención Espiritual y Religiosa (SAER) y en el asistencial.

 

Diócesis de León - Plaza de Regla, 7 - 24003 León (España)
Telf: 987 21 96 80 - Fax Secret.: 987 26 06 65

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. // administracionEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.